PVA de Rocha tiene posición contraria a los Decks en Chuy

El Partido Verde Animalista tiene una posición contraria a los decks en Chuy.

En los últimos días concitó la atención en la frontera el diferendo entre el Gobierno local rochense y gran parte de la Comunidad en torno a los “Decks” para vendedores informales que pretenden instalarse en la principal Avenida de la ciudad de Chuy.

En tanto este problema va mucho más allá de lo puntual consideramos del caso fijar nuestra posición al respecto.

En efecto, el problema de fondo aquí no es una mera instalación comercial, sino una cuestión de contenido filosófico, de posicionamiento frente a la vida, a los Derechos y a las Obligaciones que ésta conlleva.

Se ha planteado el problema como una especie de “justicia social”, donde se le proveería de medios de supervivencia a “60 familias que le tienen que llevar todos los días el pan y la leche a sus hijos, a la mesa y a su casa”, según declaró la Alcaldesa Urse.

La realidad, como suele suceder, es un poco más compleja.
Lo que en rigor se pretende es concesionar sin contraprestación relevante el uso en carácter de exclusividad del espacio público más cotizado en toda la frontera, que además constituye el último espacio del territorio nacional, para el desarrollo de actividades comerciales informales, en clara competencia y detrimento del comercio establecido que, con altísimos costos y cargas, se encuentra ubicado enfrente, y será borrado del mapa visual por la nueva construcción.

Es decir, la autoridad municipal y departamental se apresta ya no a “tolerar” la actividad informal, que no tributa aportes a los órganos departamentales ni nacionales, sino a convertirse en su principal accionista, al concederle sin costos significativos el acceso a la mayor área de ventas de la zona.

La Señora Alcaldesa ha pretendido justificar la viabilidad del proyecto afirmando que “sé que les hizo una propuesta a los vendedores, que ellos no le contestaron porque entienden que hacer negocio con privados a ellos no les garantizaba su fuente de trabajo, la gente no es ignorante.”

Evidentemente, muy lejos de la ignorancia, esa gente sabe bien lo que le conviene, al negarse a pagar un módico alquiler a un privado en tanto tienen la posibilidad de obtener algo mejor sin costo.

El problema radica en varios puntos. Primero, que la función de un Municipio, Intendencia o Gobierno del que sea NO ES el concesionar graciosamente espacios públicos a privados para que hagan pingües negocios a costa del capital de todos.

Menos aún lo es participar de una competencia comercial dando todos los beneficios a una parte, que no paga aportes ni tributos, en detrimento de los principales contribuyentes de la zona.

Ya en su área específica, en tanto, el Municipio no ha tenido la precaución elemental de considerar el daño a la circulación y los riesgos que ello conllevaría, al situar un área de alto tránsito en un espacio donde ya no hay lugar, una calle de una vía, en tanto la restante se halla en territorio de Brasil, donde la afluencia de público hace casi imposible el tránsito en buena parte del tiempo.

Por cierto, no es un hecho menor el establecer en el último espacio del territorio nacional a comercios informales, que estarían de esa forma en los hechos totalmente a salvo de cualquier procedimiento inspectivo, por el simple procedimiento de dar unos pasos atrás hacia Brasil.

Ya conocimos esa situación, todos en Chuy vimos esa película, cuando durante años tuvimos las tolderías en el medio de la Avenida, (como muestra la foto de archivo), lo que llevó años de esfuerzos a las Autoridades regularizar.

Como decíamos, en el fondo es un tema filosófico.

Se plantea una falsa oposición entre los “ricos y poderosos” del comercio establecido y los “pobres desvalidos” de los ambulantes, cuando en realidad Chuy es uno de los mejores ejemplos de movilidad social e integración.

En efecto, gran parte de los pilares actuales de la Comunidad llegaron desde muy lejos a la zona hace medio siglo, trayendo consigo poco más que la añoranza de su tierra y fue en esta tierra donde lograron formar familia y crear un futuro, pese a los vaivenes de la estacionalidad, de la mano de las diferencias cambiarias.

Ninguna autoridad de la época le regaló espacios o condonó tributos a Samuel Prilliac, o a Kadher Kalhed, ni a Saleh Yusuf Said, o los Fernández, los Fossati, Lasito, Luis Gómez, o tantos otros, que construyeron esta ciudad, que hace apenas medio siglo tenía un arroyito en la misma Avenida donde hoy se pretende perpetrar este atentado.

No será, entonces, con enfrentamientos que se consolidará una solución integradora, sino con un trabajo en común, donde bajo las mismas reglas se apoye a quienes inician su camino, para que puedan integrarse activamente al núcleo productivo general con dignidad, en base a sus méritos y no a prebendas.

Por ello, la posición del Partido Verde Animalista es totalmente contraria a la instalación de estas estructuras, bregando en cambio por un trabajo serio, desprovisto de todo contenido partidario, que permita llegar a una solución digna y asequible para todas las partes.

Compartir