Intendente Guillermo Caraballo. “Porque hemos cumplido”

El intendente de Paysandú, Guillermo Caraballo (Frente Amplio) renunció a la Intendencia para dedicarse a la campaña electoral por la reelección, y en su Rendición de Cuentas, al repasar estos cuatro años y medio de gestión, con más de 4000 reuniones efectuadas, concluyó: “Porque hemos cumplido”.

Así lo evaluó el propio Caraballo: “Hasta hace un par de días, cuando comencé a pensar y organizar lo que iba a decir este viernes, no había caído en cuenta sobre el peso de este momento. A medida que iba resolviendo cosas de la gestión cotidianas y poniendo mi atención en el momento de subir a este estrado, me di cuenta de que este instante ha estado presente en cada uno de los minutos de mi vida en los últimos 4 años y medios. Fui cayendo en la cuenta de que cada cosa que hice, cada decisión que tomé, cada acierto y cada error cometido tenía como mirada de reojo, siempre presente este momento, el momento en que al terminar el período de gobierno debía subirme a este estrado para decirles a todos ustedes, vecinos de Paysandú, “acá está, esto es lo que hemos hecho, esto es que lo hemos sido”.

Es como si, sin ser plenamente consciente de ello, este momento haya estado dándole sentido a los últimos 4 años y medio. Porque eso es la democracia: en una campaña electoral pedir la confianza de ustedes, trabajar el tiempo previsto y al final del período volver a pararse ante el pueblo y decir: acá estamos, acá está lo que hicimos con su confianza.

Y para quien no tiene otra fortuna que el orgullo de un apellido, para quien no tiene más fortuna que poder caminar tranquilo por las calles de Paysandú con la frente en alto, poder estar acá, mirándolos de frente y diciendo “esto es lo que hicimos”, créanme, no tiene precio. Esto justifica el cansancio, las horas robadas al sueño, las reuniones que no podían suspenderse a pesar de estar enfermo, los cumpleaños a los que no pudimos ir, las peleas pasajeras con los compañeros y un montón de cosas no siempre gratas pero que nos permitieron llegara este punto pudiéndolos mirar a la cara a todos ustedes, pudiéndole mirar la cara a mis padres, a mis compañera de ruta, a mis compañeros de Partido y decir: “hemos cumplido”.

Rendir cuentas, -y hacerlo así, cara a cara con todos ustedes-, es muy bueno para el sentido republicano de una sociedad. Difunde valores de democracia participativa. Por ese motivo hice un discurso largo. Porque en todo este tiempo, en todos estos años, cada uno suele escuchar lo que más de cerca le toca, lo que más le interesa. Pero en este caso les voy a pedir que escuchemos también las cosas que hicimos para el otro, para el vecino. Les contaré de obras que le mejoraron la vida a usted, pero también las que beneficiaron a otros.

Nada de esto hubiere sido posible sin el gran equipo que formamos. Equipo paritario, joven (el promedio de edad al inicio de la gestión era de 44 años) y comprometido. Con los que están hoy y con aquellos que estuvieron una parte del período, y mucho hicieron. A todos ellos, muchas gracias.

Gracias a los funcionarios.

Gracias a los vecinos. Hace unos días quise hacer el ejercicio de contabilizar cuántas reuniones habíamos tenido en este tiempo. Perdimos la cuenta, pero más o menos, descontando los días de licencia, las conversaciones fugaces de gente que me para en la calle y conversamos brevemente, y descontando las miles de horas de conversaciones por teléfono, descontando todo eso anduvimos en las 4 mil reuniones aproximadamente.

Si habrá habido diálogo.

Queridos vecinos, gracias por estar acá. Gracias a la gente del interior, que vinieron en ómnibus, combi y autos. A la gente de los barrios, a los compañeros, a la gente de las organizaciones sociales, de las comisiones vecinales, de la cultura, del deporte.

A todos, muchas gracias.

Perdón por la extensión de este discurso, pero por todo esto y por mucho más, entenderán si les digo que esta noche dormiré tranquilo, con la sensación del deber cumplido. Porque es así. Porque hemos cumplido”.

Compartir